Piel

La mayoría de nuestras variedades de piel son trazables al 100%, proceden de ganado en libertad y se producen sin sustancias químicas peligrosas. Es decir, que podemos trazar el camino del productor a tu salón y así garantizar la calidad de cada artículo. Nuestros hábiles fabricantes someten a pruebas y revisan a fondo la calidad de cada pieza de piel para asegurarse de su uniformidad y calidad. De esta manera, podemos garantizar que nuestra piel responde a nuestras altas demandas de calidad, sostenibilidad y autenticidad.

Abajo puedes leer sobre las calidades naturales de la piel y cómo cuidarla y mantenerla para que te dure el máximo tiempo posible.

Sydney es una exclusiva piel trazable de Australia con una elegante sensación de suavidad. La piel resulta muy agradable y luce un carácter atemporal. Una piel de anilina con cualidades fantásticas y resistente al desgaste. La estructura superficial es suave y nos anima a disfrutar de su tacto. Una piel de alta calidad que, por su naturaleza, es fotosensible y puede cambiar de color si se expone a la luz solar directa, pero que, si la cuidas, hasta ganará en belleza con los años.

Especificaciones

Material: 100% Piel anilina

Solidez de los colores : 3-4

Piel de calidad de ganado europeo. La piel Quattro Traceable se curte sin usar cromo y su producción se puede rastrear siempre, incluso hasta la procedencia del ganado. Su superficie se ha sometido a un tintado y tratamiento ligero, lo que asegura el aspecto y el color de la piel.

Especificaciones

Material: Piel con superficie tratada

Solidez de los colores: 4-5

 

Una piel teñida exclusiva, trazable al 100%, con una superficie suave y elástica producida a partir de los mejores materiales europeos. La piel es transpirable, lo que, junto con los otros elementos, hacen de Austin un tejido formidable para sentarse. Y para tumbarse. La superficie de Austin no está tratada, de forma que, con el tiempo, le aparece una preciosa pátina.

Especificaciones

Material: 100% Piel anilina

Solidez de los colores: 3

Comienza siempre protegiendo tus muebles con un producto de cuidado adecuado, independientemente de la variante de piel. Las distintas pieles que utilizamos presentan diferentes características, texturas y propiedades, por lo que el tipo de cuidado dependerá del tipo de piel.

Siempre recomendamos que hables con los empleados de la tienda antes de comprar un mueble con tapicería de piel. Austin, por ejemplo, es más sensible a la luz y al entorno, pero con el cuidado adecuado mantendrá su suavidad, tacto y belleza durante casi toda la vida.

Sydney Tracable

En el caso de Sydney Traceable, recomendamos nuestra crema para piel, que actúa como una película protectora. Sydney Traceable es una piel anilina. Se presenta con una superficie parcialmente abierta y transpirable, lo que la hace más sensible a la luz que, por ejemplo, Quattro. Por lo tanto, se producirán variaciones en la expresión que no deben considerarse como defectos, sino como características de la piel natural.

Austin Nubuck

Para Austin Nubuck, recomendamos nuestro protector de piel. Ten en cuenta que la superficie de Austin Nubuck no está tratada y que es una piel anilina con una superficie suave que es más sensible a la luz, el calor y el frío por su naturaleza. Por lo tanto, el aspecto de la piel variará con el paso del tiempo adquiriendo una pátina de gran belleza.

Quattro Traceable

Para la piel Quattro Traceable, recomendamos el limpiador de piel, el protector de piel, la crema para piel o el kit para cuidado de la piel completo. Quattro es una piel que ha recibido un tratamiento en su superficie, por lo que es más duradera y resistente que, por ejemplo, las pieles Austin o Sydney.

  • Sydney Tracable

    En el caso de Sydney Traceable, recomendamos nuestra crema para piel, que actúa como una película protectora. Sydney Traceable es una piel anilina. Se presenta con una superficie parcialmente abierta y transpirable, lo que la hace más sensible a la luz que, por ejemplo, Quattro. Por lo tanto, se producirán variaciones en la expresión que no deben considerarse como defectos, sino como características de la piel natural.

  • Austin Nubuck

    Para Austin Nubuck, recomendamos nuestro protector de piel. Ten en cuenta que la superficie de Austin Nubuck no está tratada y que es una piel anilina con una superficie suave que es más sensible a la luz, el calor y el frío por su naturaleza. Por lo tanto, el aspecto de la piel variará con el paso del tiempo adquiriendo una pátina de gran belleza.

  • Quattro Traceable

    Para la piel Quattro Traceable, recomendamos el limpiador de piel, el protector de piel, la crema para piel o el kit para cuidado de la piel completo. Quattro es una piel que ha recibido un tratamiento en su superficie, por lo que es más duradera y resistente que, por ejemplo, las pieles Austin o Sydney.

Recomendamos emplear un producto de cuidado de 2 a 4 veces al año. Este producto de cuidado ablandará y protegerá la piel. Asimismo, te aconsejamos pasar periódicamente un paño de algodón sin pelusa con agua desmineralizada, bien escurrido.

La grasa y los líquidos degradan la piel igual que los tejidos. Evita que caigan restos de líquido o comida con grasa. Emplea siempre un producto para lavavajillas, detergente, disolvente u otro agente limpiador para piel. Presta también una atención especial a las zonas más usadas del mueble de piel. Aquí deberás tener más cuidado.

¿Tienes dudas sobre cómo y con qué frecuencia debes usar un producto para el cuidado de los materiales? Hemos confeccionado varios vídeos sobre el cuidado de los materiales que te guiarán sobre la aplicación correcta, sencilla y segura de nuestros diferentes productos para cuidar los artículos. Ve los videotutoriales sobre el cuidado de la piel a continuación y aprende cómo aplicar el producto de cuidado. Haz clic en el botón de reproducir y relájate.

Resistencia del tejido (Martindale), pilling y solidez de los colores

La resistencia del tejido (Martindale), el pilling y la solidez de los colores nos ofrecen información sobre la durabilidad de un tejido. Utilizamos estos factores para facilitarte la tarea de determinar qué tapicería es la mejor para ti y tus necesidades.

El test Martindale permite

medir la resistencia al desgaste de un tejido y oscila de 10 000 a 120 000 ciclos, siendo esta última cifra la que indica la máxima resistencia. Por regla general, la resistencia al desgaste debe ser superior a 20 000 ciclos, aunque para un uso diario 10 000 ciclos es más que suficiente. La resistencia al desgaste de nuestros tejidos seleccionados oscila de 20 000 a 120 000 ciclos. Los tejidos que ofrecen un resultado de 80 000 ciclos son adecuados para uso en lugares públicos tales como aeropuertos, vestíbulos o similares.

El término pilling

hace referencia a las pequeñas bolitas que se forman en la superficie de un tejido como resultado de la fricción y provocan que este se sienta ligeramente áspero al tacto. Siempre se producirá algo de pilling de forma natural, al principio, hasta que desaparece el exceso de fibras. El pilling se evalúa en una escala de 1 a 5, que indica el riesgo de pilling o fibras sueltas. El valor 5 designa el mejor tejido y nuestras tapicerías alcanzan siempre un valor de 3, como mínimo.
La forma más rápida y barata de eliminar el pilling es con un quitapelusas eléctrico pequeño diseñado para este fin. El cepillo para pilling también es eficaz y puede solucionar este problema del mismo modo que un quitapelusas eléctrico.

La fotoestabilidad

describe la capacidad del tapizado de resistir la luz solar. El nailon y el algodón suelen tener una baja fotoestabilidad, al contrario que la lana, el acrílico y el poliéster. Tiene una escala de duplicación que va del 1 al 8, donde el 8 es el valor máximo y mejor. Cuanto más alta la fotoestabilidad, mejor resiste el tapizado la luz solar sin perder el color. En todo caso, es mejor mantener los muebles lejos de la luz solar directa en general. Algunos tapizados se desteñirán antes que otros con independencia de la fotoestabilidad. Te desaconsejamos escoger un tapizado con una fotoestabilidad por debajo de 3. Las fibras sintéticas tienen una mayor fotoestabilidad que, por ejemplo, las naturales.